Historia

Los primeros salesianos

La Congregación Salesiana nace el 18 de diciembre de 1859 en Valdocco (Turín), con Juan Bosco (tenía 44 años) y otros 17 miembros (1 sacerdote, 15 clérigos y 1 estudiante), con el nombre de «Pía Sociedad de San Francisco de Sales». El 3 de abril de 1874 la Santa Sede aprueba sus Constituciones.

El despliegue de los salesianos por el mundo avanza con firmeza: 1846 (Don Bosco llega a la casa Pinardi, en Valdocco); 1863 (fundación de Mirabello, primera casa fuera de Turín); 1875 (fundación de Niza, en Francia, primera casa fuera de Italia. Parte hacia Argentina la primera expedición misionera); 1881 (fundación de Utrera, en Sevilla, primera obra en España); 1884 (empieza la obra salesiana de Sarrià, entonces un pequeño pueblo cercano a Barcelona); 1902 (la España salesiana está dividida en tres provincias: Barcelona, Madrid y Sevilla); 1961 (se configuran las seis inspectorías actuales: Barcelona, Madrid, Sevilla, León, Valencia y Bilbao).

Los salesianos hoy

Don Bosco muere en Turín, a los 73 años, el 31 de enero de 1888. En aquellos momentos los salesianos son 773, distribuidos en 9 países y 62 comunidades. Actualmente, la Congregación está extendida por 126 países y la forman 16.692 salesianos, tanto sacerdotes como laicos, presentes en lugares y ambientes muy diversos.

En España, hay unos 1.238 salesianos en 143 comunidades, dedicados a la educación de niños/as, jóvenes y adultos, preferentemente de clases populares, promoviendo iniciativas diversas en favor de ellos.

Los salesianos en La Línea

El 12 de septiembre de 1958, el salesiano Gabriel Ramos llegó al municipio, entrando por el barrio de La Atunara hasta llegar a lo que entonces eran los arenales de Huerta Fava, donde ya se levantaba un colegio y una capilla que habían sido construidas por el Ministerio de Educación pero que se encontraban en desuso.

Don Gabriel Ramos lo tuvo claro y acompañado de otro grupo de salesianos decidieron instalarse en La Línea de la Concepción y traer la obra de la congregación de Don Bosco al municipio. Para ello fue muy valioso y hay que destacar, el papel del entonces gobernador militar, Don Antonio Barroso, que estaba muy vinculado a los salesianos y que medió para que dichas instalaciones fueran cedidas a la congregación salesiana, para que pudieran ofrecer su peculiar sistema educativo que, siempre han dejado una importante huella.

Ese mismo año comenzaron las clases de Primaria y Bachillerato y el colegio llegó a tener 400 alumnos, número que ha doblado hoy en día. Las ampliaciones llegaron en 1979 para poder albergar la EGB.

La advocación de María Auxiliadora va siempre vinculada a la comunidad salesiana y aunque el padre Justo ya sacaba en procesión a la imagen de la Virgen, cuando Gabriel Ramos llegó a La Línea, el culto se incrementó en gran medida desde ese año.

Desde sus inicios, la comunidad salesiana ha estado muy implicada en la vida de la ciudad y es que se convirtió en una de las primeras iglesias de La Línea de la Concepción y el colegio poseía un teatro de grandes dimensiones donde se celebraron los primeros carnavales y se leyeron los primeros pregones.

Los actuales grupos de fe se llamaban entonces compañías y poco después arrancó el centro juvenil. Entonces había pocos lugares donde los jóvenes y los niños podían divertirse y el centro proporcionó una zona de juegos, sesiones de cine y actividades de todo tipo.