Alumnas de 4ºESO y 5ºEPO galardonadas en el día de la mujer. 

Por Comunicación

El pasado lunes 11 de marzo se entregaron los diferentes premios que desde la delegación de Igualdad del Ayuntamiento de La Línea se entregan para conmemorar el día de la mujer.

En lo que a nuestra Casa afecta, la alumna Selina González de 5º de primaria fue galardonada con el primer puesto del VIII concurso de dibujo, por una composición en la que mostraba el pasado, el presente y lo que ella considera que debería ser el futuro de la mujer en el ámbito de la igualdad. Del IV concurso de relatos literarios, la alumna de 4º ESO, María Solano, recibió el tercer premio.

Compartimos el relato: «En mis 15 años viviendo en La Línea de la Concepción, tierra de artistas, me atrevo a decir que gran parte de la población han contribuido para que la frase «Los hombres y las mujeres somos iguales» sea cierta.

Desde mi infancia, en la que me apunté en diversos centros educativos como por ejemplo, el Colegio Salesianos San Juan Bosco, donde me encuentro desde los 2 años y medio, una academia de inglés, el club de gimnasia rítmica… En esos 3 sitios abundaba el número tanto de niños como de niñas, exceptuando en gimnasia rítmica, y claramente, todos poseíamos las mismas cualidades.

Noté que en esa excepción, cuando tenía la edad de 4 años, no había ningún niño, solo divisaba a algunos en ciertas competiciones. Mi curiosidad me delataba preguntándole a mi madre el porqué.

Por aquel entonces, mi hermano que tenía 8 años asistía a la escuela de fútbol del Ayuntamiento. También me percaté de que allí no había ninguna niña y le volví a hacer la misma pregunta a mi madre.

Mi madre me contó que tanto los niños como las niñas tenían el mismo derecho de ir a gimnasia rítmica como al fútbol, pero que había algunos padres que les quitaban de la cabeza a sus hijos e hijas esa idea. Ella siempre nos ha llevado a donde queríamos ir, no hay deportes de niños o niñas, hay deporte sin más y sin género.

Hablamos del año 2007, hoy en día, hay niños que practican ya sea gimnasia rítmica, baile moderno, ballet… Y niñas jugando al fútbol, baloncesto, balonmano…

Pasaron cerca de 4 veranos, es decir, verano del 2011, en el cual me topé con una chica de esta ciudad que jugaba en un equipo de fútbol, y de allí se pasó al fútbol femenino.

La igualdad de género hay que empezar a inculcarla en casa, desde que nacemos o al menos es lo que mi madre ha hecho en mi casa con mi hermano y conmigo. Desde pequeños los dos hemos realizado las mismas tareas; mi madre no ha hecho ninguna diferencia entre nosotros dos, como a su vez, su madre no la hizo con ella, hablamos de los 70 y 80, cuando mi madre era pequeña, nacida en el seno de una familia humilde y trabajadora.

Mi madre es la tercera de una familia de cuatro hermanos, siendo ella la única hija, mi abuela nunca obligó a hacer ninguna tarea doméstica, como tampoco lo hacía con ninguno de sus hermanos; si había que recoger la mesa, se hacía entre los cuatro, y si había que hacer la compra, se colaboraba entre todos.

Mi abuela recibía críticas desde su entorno familiar, sus hermanas no veían bien esa benevolencia que mi abuela tenía con mi madre, ya que a ella la quitaron del colegio a los 9 años para ayudar en casa.

Por lo tanto, ella decidió que independientemente del género de cada uno de sus hijos e hijas, educaría a todos de la misma manera.

Estas enseñanzas traspasaron de mi abuela a mi madre, con lo cual, mi hermano y yo estamos educados de igual forma.

Ahora que somos mayores, mi hermano ha elegido estudiar lo que siempre le ha fascinado desde pequeño.

Yo también tengo las ideas claras sobre lo que quiero estudiar en el futuro, aunque no sea elegida por muchas mujeres, no obstante, las pocas que han decidido optar por esa carrera, han sido una inspiración.

En conclusión, no existen colores, ni deportes, tampoco juguetes y mucho menos profesiones de chicos o chicas, pienso que necesitamos tener en mente esa idea siempre. Todos poseemos las mismas cualidades, tenemos los mismos derechos. Si tienes un sueño, una meta por cumplir, ve a por ello, independientemente de esas ideologías de la sociedad sobre el género y desde mi punto de vista, todos aquellos y aquellas que han sido valientes, son ejemplos a seguir.

Por otro lado, también pienso que se debería dejar de lado las ideas y pensamientos de que las mujeres no somos capaces de hacer alguna cosa, porque como ya he nombrado, somos iguales. Aunque físicamente parezcamos diferentes, en el fondo somos totalmente equivalentes.

Dicho esto, me siento enormemente agradecida de haberme criado en esta ciudad y por la espléndida educación que me ha concedido mi familia. Me comprometo a que estas enseñanzas que me han inculcado, sigan traspasando de generación en generación y perdurando con el paso de los años.»

 

Galería de imágenes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies